13 de enero de 2019

El peligro del mercurio en el emperador

Mercurio en pescados: el emperador o pez espada

Un potente tóxico, el mercurio, se ha acumulado tanto en nuestros peces hasta suponer  un riesgo alimentario.
Os contamos qué es el mercurio, quienes son más sensibles al mercurio y no deben consumir emperador y qué otros pescados pueden contenerlo.

Mercurio y metilmercurio

El mercurio es un metal contaminante y altamente tóxico.
El mercurio es un metal pesado que en el medio ambiente puede encontrarse como mercurio metálico elemental, mercurio inorgánico y como mercurio orgánico.

La toxicidad del mercurio depende de su forma química, la edad del consumidor, su estado fisiológico...

Se disuelve fácilmente en la grasa, atraviesa la barrera hematoencefálica y la placenta. Ello hace que se acumule en el organismo durante décadas o que pueda alcanzar el cerebro del consumidor o el feto de la madre consumidora.

El metilmercurio es la forma orgánica de mercurio más común en la cadena alimentaria.
Y la más tóxica.

El metilmercurio afecta especialmente al sistema nervioso central en desarrollo, por ello la población más sensible son los niños pequeños y bebés en desarrollo.

acumulación por mercurio
Acumulación del mercurio en pescados. El pez de mayor tamaño acumula sucesivamente el mercurio de los pequeños.

Consumir emperador se ha vuelto un peligro

El emperador o pez espada es uno de los pescados más utilizados. Es grande, por lo que resulta más fácil hacer lomos o trozos sin espinas, las espinas se separan fácilmente, no posee un olor ni sabor fuertes, tiene un precio asequible...
Por ello es muy servido en comedores escolares.

El emperador es un pez de gran tamaño, un depredador en la parte alta de la pirámide alimentaria. La mayoría de peces son más pequeños que el, por lo que casi todos son comida.
Pero la contaminación del mar han hecho que se convierta en una fuente tóxica de metilmercurio.

Población sensible al mercurio

No cabe duda de que en términos beneficio-riesgo el pescado se considera necesario y saludable en la dieta. El pescado aporta proteína de buena calidad, es bajo en grasa y grasas saturadas, y sus grasas son ricas en grasas esenciales para el ser humano: omega 3.

Es fuente importante de vitaminas A, D, E, B6 y B12. En el caso de los pescados consumidos con espinas, son ricos en calcio.

Sin embargo, ciertos grupos de población poseen recomendaciones particulares por ser más sensibles, como son las mujeres embarazadas o que pudieran estarlo, mujeres lactantes y niños hasta 30 meses.

Si te preguntas si eres susceptible de poder estar intoxicándote, te lo contamos: hay dos tipos de poblaciones más susceptibles a los efectos nocivos del mercurio:

1. Personas más sensibles a los efectos del mercurio

ya que su sistema nervioso en desarrollo es muy sensible a la exposición al mercurio
  1. Engloba los fetos, los recién nacidos y los niños pequeños. 
  2. Personas con problemas de hígado, riñón, nervios y pulmón.
  3. Individuos con una dieta insuficiente en cinc, glutatión, antioxidantes o selenio y
  4. Malnutridos, ya que tienen disminuida la capacidad para luchar contra la toxicidad del mercurio.

2. Personas más expuestas a niveles más altos de mercurio

  1. Personas que consumen grandes cantidades de pescado y marisco, bien porque viven en zonas costeras altamente contaminadas con este metal o bien porque consumen muchas especies oceánicas predadoras. 
  2. Personas con amalgamas dentales de mercurio.

 ¿ Cuánto emperador se puede comer sin ser peligroso ?

En realidad, muy poco o casi nada.
  • Las embarazadas, lactantes y niños de hasta 3 años deben evitar su consumo.
  • Los niños de 3 a 12 años deben limitar su consumo a 50 g por semana o 100 g cada 2 semanas
Puesto que una ración de pescado para un niño suele ser de unos 100 g, podrían consumirlo quincenalmente.

Consumirlo de forma más frecuente puede tener un impacto negativo y producir daño irreparable en la salud.

Que otros pescados debemos evitar

  • El atún rojo, el tiburón y el lucio se encuentran también en alerta alimentaria
El esturión es otro pescado de gran tamaño que se debe evitar.
Aunque no existe alerta de la AESAN, es posible que sus huevas, el tan preciado caviar, contengan altos niveles de mercurio y no sean del todo recomendables.
En general, puesto que se acumula en los peces de la parte superior de la pirámide alimentaria, es aconsejable evitar el consumo de cualquier pez de gran tamaño, depredador y/o de vida larga y consumir otros tipos de pescados.

pescados cno mercurio

Consejos para reducir la ingesta de mercurio

  1. Si está embarazada, está buscando tener un hijo, o dando el pecho, elimine de su dieta el consumo de atún rojo, emperador, tiburón y lucio por completo.

  2. Si tiene hijos, elimine de su dieta el consumo de atún rojo, emperador, tiburón y lucio.

  3. Cuide que no sirvan estos pescados en el menú escolar de sus hijos.

  4. Los consejos expuestos hacen referencia a la población española y el consumo de pescado más frecuente. Los consejos no son necesariamente extrapolables a otros países en que existen otras especies de peces de consumo frecuente que también son peligrosas.

  5. Aconsejo que los adultos eviten también su consumo. Existen otras especies de pescados que no implican elevado riesgo.

  6. Debe prestarse atención a otras especies de pescado que son igualmente de gran tamaño, depredadores o peces de gran edad, ya que son más susceptibles de haber acumulado grandes cantidades de mercurio.


Pescados con menor cantidad de mercurio

La EPA americana nos ayuda con este gráfico con recomendaciones de pescados a evitar y las mejores opciones a consumir.
pescados sin mercurio


Así que ya sabes. Evita que los niños coman emperador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario