Congelados

Alimentos congelados : calidad

Alimentos congelados

Calidad de los alimentos congelados comparado con los frescos

Los alimentos congelados han permitido el acceso a alimentos que en otras circunstancias no sería posible. Hoy forman parte de nuestra alimentación cotidiana diaria.

La congelación de alimentos se utiliza desde la Edad Media, en que se utilizaban agujeros cercanos a las montañas para almacenar los alimentos, aprovechando la cercanía con las nieves de las montañas y la mejor accesibilidad al centro de la villa o el castillo.

La congelación no elimina los microorganismos -ni las esporas-: sólo detiene su crecimiento, desarrollo y reproducción.

Visita Conservación de alimentos por frío para más información.

Debemos distinguir dos tipos de congelación: la casera y la industrial.

Congelación casera

La congelación casera resulta en alimentos congelados de menor calidad y mayores pérdidas nutricionales.

Esto se debe a que el proceso de congelación ocurre más despacio. Al ser un proceso más lento, las partículas de agua del alimento congelado se unen en gotas mayores. Estas gotas más grandes se congelan en cristales de hielo grandes que rompen la textura del alimento y las fibras musculares de carnes, pescados.

Congelación industrial

La congelación industrial o ultracongelación resulta en alimentos congelados de mayor calidad, ya que el proceso es muy rápido y no se forman cristales grandes. En su lugar se forman cristales de hielo más pequeños y repartidos, lo que evita el deterioro del alimento congelado.

Pérdidas de nutrientes por congelación

Los alimentos congelados dentro de su vida útil pueden ver modificado su valor nutritivo en:

  1.  Proteínas
    Apenas sufren variaciones del contenido y suele mantenerse el contenido total intacto.
  2. Grasas
    En general no sufren variaciones.
  3. Hidratos de carbono
    El valor total no sufre variaciones, aunque sí suelen producirse modificaciones en la textura de alimentos congelados ricos en hidratos de carbono como arroz o pasta.
  4. Sales minerales
    Apenas existen variaciones del contenido.
  5. Vitaminas
    Las vitaminas son los nutrientes que se ven principalmente afectados por la congelación.
    Existen dos tipos de vitaminas: hidrosolubles (solubles en agua) y liposolubles (no solubles en agua). Las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) suelen conservarse más.

Los alimentos congelados suelen sufrir grandes reducciones de vitaminas hidrosolubles: C, B1, B2, B6, B12, Niacina, Ácido fólico, Biotina y Ácido pantoténico)

Los alimentos también pierden muchas de estas vitaminas durante los procesos de cocción.

Por ello es importante introducir en la dieta 4-5 raciones diarias de frutas y verduras y consumir ensaladas a diari0o -como plato principal o acompañamiento-.