En ocasiones el ansia por alcanzar un objetivo puede llevarnos a sobreentrenar.
El sobre entrenamiento impide que los músculos se recuperen y sigan creciendo.
En su lugar se estancan y se puede crear un ciclo continuo de creación y destrucción de las fibras musculares, lo que se traduce en un no estancamiento.

¿Estoy entrenando demasiado?

Hay varias señales que pueden ayudarte a saber si estás sobreentrenando. O si el ejercicio físico que realizas es demasiado para ti.

No tiene por qué ser en sí mucho ejercicio. Depende de tu propia genética, actividad laboral, peso, edad, sexo, alimentación, descanso… e incluso estado de ánimo.
El mismo plan de entrenamiento puede ser adecuado para ti pero excesivo para otra persona.

Señales que pueden indicar que estás sobreentrenando

  1. Extenuación tras entrenar.
  2. Descenso de la progresión o estancamiento.
  3. Pérdida de coordinación.
  4. Dolores de cabeza, estómago u otros problemas gastrointestinales.
  5. Infecciones frecuentes.
  6. Lesiones musculares u óseas frecuentes.
  7. Presión arterial y pulsaciones en reposo elevados.
  8. Músculos blandos, dolorosos.
  9. Pérdida de apetito.
  10. Problemas para dormir 

Si buscas consejo profesional contacta.

¿Qué te ha parecido? Cuenta tu experiencia en los comentarios.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo con tus familiares y amigos 🙂
Si quieres deja un comentario y cuenta tu opinión o experiencias.
Sigue el Facebook @eresloquecomes y suscríbete para estar al tanto de las novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *