cacahuetes

Alergia a cacahuetes

Alergia a cacahuetes e inmunoterapia

La alergia alimentaria a los cacahuetes es una de las causas de reacción alérgica más severas e importantes.

No hay cura para la alergia a cacahuetes.

Actualmente se prescribe epinefrina inyectable para que los alérgicos lleven consigo.
La epinefrina es capaz de reducir la anafilaxis o shock anafiláctico producido por la reacción alérgica.

La exposición progresiva a cacahuetes podría ayudar a algunos niños alérgicos.
Un nuevo estudio preliminar ha utilizado la inmunoterapia para producir mejoras en niños alérgicos a cacahuetes.

Inmunoterapia

La inmunoterapia implica comer pequeñas cantidades de proteína de cacahuete aumentando gradualmente la dosis con la esperanza de que se desarrolle tolerancia.

La inmunoterapia puede durar varios años antes de desarrollarse tolerancia.

En el estudio, tras 6 meses de inmunoterapia del 84 al 91% de los niños pudieron comer de forma segura 5 cacahuetes diarios, unas 25 veces más de lo que podían tomar antes de iniciar la terapia.

El estudio es preliminar y subraya que aún hay mucho por descubrir, como por ejemplo por qué la inmunoterapia funciona.

Aproximadamente 1/5 de los pacientes participantes sufrieron algún tipo de reacción durante el tratamiento: nauseas, vómitos o escozor en la boca.

Posiblemente no funcione en todos los pacientes y tampoco está preparado para su aplicación a la población general.
Sin embargo abre una nueva puerta para tratar la alergia a cacahuetes y quizá a otros frutos secos.

Es posible que la inmunoterapia no sirva para permitir que los niños puedan comer cacahuetes de forma normal, pero al menos podría reducir a necesidad de utilizar epinefrina por consumir una pequeña cantidad de cacahuetes por error.

Es importante que nadie inicie por su cuenta la imnunoterapia, ya que es un tratamiento que debe aplicarse bajo estricto control médico.

No tener en cuenta estas indicaciones puede conducirte a padecer un shock anafiláctico y la muerte.

Test sanguíneo de alergia

También se estudia en la actualidad un test sanguíneo que permita determinar cuándo ya no existe alergia a cacahuetes.

El test analiza el ADN de las células de las células de la serie blanca, correspondientes a las células de defensa corporal.

El test permitirá al equipo médico en el futuro decidir si un paciente puede abandonar la inmunoterapia.