percepcion del peso

Mi hijo no está gordo

Padres y percepción del peso

“Mi hijo no está gordo, está rellenito”.  Cuántas veces no hemos escuchado eso.
La Real Academia Española define gordo como de abundantes carnes, muy abultado y corpulentoque excede del grosor corriente en su clase o muy grande, fuera de lo corriente.
Así que en realidad gordo y rellenito es lo mismo, solo que rellenito no incluye la connotación despectiva con la que a veces se utiliza “gordo”.

Es frecuente que los padres (y los padres de padres, los abuelos) tiendan a ver a sus hijos delgados
Padres que “ceban” a sus hijos con platos interminables, el “come hijo que estás muy flaco”…

Las cifras de obesidad son demoledoras. En España en 2012 el 57% de la población padecía sobrepeso u obesidad.
Sin embargo la misma encuesta recoge que el 75% de la población considera su estado de salud como bueno o muy bueno.

Parece claro que nos vemos y percibimos de una forma que en ocasiones distorsiona de la realidad.

¿Ven los padres a sus hijos siempre más delgados de lo normal?

Pues parece que muchos padres sí, según una revisión de estudios.
El 51% de los padres con hijos exceso de peso (sobrepeso u obesidad) subestimaron el peso de hijos son sobrepeso y obeidad, es decir pensaban que sus hijos pesaban mucho menos, tanto que pensaban que el peso era normal.

Además 1 de cada 7 padres de hijos con peso normal mostraron preocupación de que su hijo fuera muy delgado.

En otro estudio, también el 51% de los participantes subestimaron su peso: los que tenían obesidad indicaban en general padecer sobrepeso y los que padecían sobrepeso indicaban en general estar en un peso normal.

percepcion del peso

Representación de personas en diferentes estados corporales

Los padres tienden a subestimar el peso de sus hijos especialmente entre los 2 y 5 años. El problema es que los niños de esa edad suelen acarrear parte del peso y malos hábitos a la adolescencia y vida adulta.

El exceso de peso produce mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, artritis o cáncer.

Los pediatras deben estar más atentos al peso de los niños y en caso necesario advertir a los padres para controlar el peso dentro de límites normales.