Entradas

fibra

Fibra y salud cardiovascular

Fibra también para el corazón

Aumentar la cantidad de fibra de la dieta podría disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón, según un nuevo estudio que reafirma la importancia del consumo de cereales en la dieta.

Se diferenciaron la enfermedad coronaria y su relación a la formación de placas en las arterias del corazón, y la enfermedad cardíaca o cardiovascular, que incluye ataque cardíaco, infarto, fallo cardíaco y otros problemas.

fibra

Alimentos ricos en fibra: frutas, legumbres y cereales

Las personas que consumían más fibra total, insoluble y de frutas y vegetales tenían menor riesgo de padecer ambos tipos de enfermedades.

Un consumo elevado de fibra soluble produjo una mayor reducción de riesgo para enfermedad cardiovascular que para enfermedad coronaria.

Al revés, un mayor consumo de cereales se asoció a un menor riesgo de enfermedad coronaria, más que para enfermedad cardiovascular.

Esto muestra la importancia de consumir una variedad de alimentos ricos en fibra, y no sólo un tipo de alimento, o no consumir alimentos de un grupo, por ejemplo frutas o legumbres.

Por cada 7 g de fibra adicional en la dieta se obtuvo una disminución significativa del riesgo de padecer ambos tipos de enfermedad.

Recomendaciones diarias de fibra

Las recomendaciones generales son de 30 g para hombres y 25 g para mujeres.

Otras recomendaciones calculan las recomendaciones en base al valor energético total de la dieta, siendo 14 g de fibra por cada 1000 Kcal ingeridas.

Alimentos que contienen 7 g de fibra

Legumbres40g
Ciruelas secas43g
Cereales46g
Almendra, avellana, pistacho, nuez50g
Alcachofa63g
Moras77g
Pan integral de trigo87g
Frambuesas y grosellas93g
Melocotón seco, uvas pasas, higos secos95g
Pan de molde140g
Pasta (macarrones, espaguettis…)175g
Berro, puerro, coles, grelos, nabizas175g
Pan blanco200g
Tomate250g
Plátano, naranja, pera, fresas280g

Contraindicaciones del consumo excesivo de fibra

El consumo elevado -incluso aquella que proviene de alimentos y no suplementos-, está asociado con problemas digestivos leves como gases.
En general dosis diarias superiores a 50g diarios producen malestar digestivo, por lo que no es aconsejable superar esta dosis.

No debe obtenerse fibra a partir de suplementos ni complementos dietéticos.
La fibra debe obtenerse de una amplia variedad de alimentos ricos en fibra: principalmente frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, tanto por la calidad de la misma como por los nutrientes que acompañan a los alimentos y que no se encuentran en los suplementos comerciales.

 

isomaltulosa

Isomaltulosa

Byaltulosa, Palatinosa o Palatinose

El azúcar no azúcar

La isomaltulosa es un azúcar sintético disacárido -formado por dos sacáridos-.
En este caso, el disacárido está formado por glucosa y fructosa.
Está presente de forma natural -aunque en pequeñas cantidades- en la miel y la caña de azúcar.
Pero se fabrica a partir de sacarosa por fermentación bacteriana.

Su valor energético es el mismo que el de la sacarosa o el azúcar común -curiosamente, también formada por glucosa y fructosa-: 4 Kcal por gramo.

Mientras que en la sacarosa los enlaces entre glucosa y fructosa se producen en posiciones 1 y 2 respectivamente, en la isomaltulosa se establecen en posiciones 6, O.

sacarosa

¿Qué hace característica a la isomaltulosa?

Lo característico y principal de la isomaltulosa es que no es cariogénica, es decir no produce caries.

Produce un aumento más lento de glucosa en sangre y son menos elevados en sangre que con sacarosa o maltosa.

Se digiere en el intestino, resultando en la liberación de sus monosacáridos fructosa y glucosa, que son metabolizados de forma normal.

Puesto que la isomaltulosa se absorbe más lentamente, se promociona como apta para diabéticos.

¿Qué alimentos la pueden contener?

  • bebidas en general (refrescos, zumos, etc)
  • chicles, gominolas
  • cereales de desayuno, barras de cereales
  • mermeladas, jaleas
  • sustitutos de comida

¿Es segura la isomaltulosa?

No es apta para personas con problemas de metabolismo de la fructosa o intolerancia a la fructosa.

No es apta para personas que no pueden digerir sacarosa, ya que son deficitarias o no poseen la enzima sacarasa-isomaltasa.

Parece que tanto en personas sanas como diabéticos, ingestas de 50 g no producen malestar digestivo.

En resumen

Existe alguna referencia que no indica ninguna variación en el control glucémico de pacientes diabéticos comparado con sacarosa, y medido como HbA1c a las 12 semanas. Aunque curiosamente se obtuvieron triglicéridos menores… Otros no observan variación en lípidos.

En general la bibliografía científica es bien escasa e insuficiente para decantarse por su recomendación y en qué cantidad o quiénes pueden usarla.

Lo único concreto es que no produce caries y que produce picos menores de glucosa postpandrial