Entradas

trigo

El trigo ¿es malo?

¿Es malo el gluten de trigo?

Es una creencia popular frecuente, que el gluten de trigo es malo o que engorda mucho.

Algunos sugieren que es una de las causas actuales de obesidad,  tras el azúcar o la fructosa.
Sin embargo sólo responde a meras especulaciones y no a revisiones, publicaciones ni consensos científicos.

El trigo se cultiva en todo el mundo y es el tercer cereal por detrás del maíz y el arroz.
El 95% de la producción mundial se destina a la producción de pan y el 5% restante se convierte en pastas.

Se calcula que el 20% de la energía total de la población proviene del trigo.

Otras variedades como la escaña Triticum monococcum, el farro Triticum dicoccum y la espelta Triticum spelta, se cultivan por la demanda de tiendas especializadas de alimentos ecológicos, herboristerías, etc.

El trigo integral aporta un 50-60% de almidón, 10-13% de proteínas y fibra dietética en igual cantidad: 10-15%, además de otros componentes. Es relativamente rico en micronutrientes, especialmente vitaminas del grupo B.

Mitología del trigo

Algunas prácticas dietéticas de moda como la “dieta paleolítica” o paleo trata el trigo casi como un “opioide”, lo califican de adictivo y sugieren que el trigo tiene efectos adversos, en base a que el almidón del trigo es diferente del de otros alimentos y por tanto se digiere y convierte fácilmente a glucosa, produce aumentos en sangre o conducta adictiva que causa obesidad.

Discusión

La causa de la obesidad es multifactorial y no sólo se debe a la ingesta excesiva de un sólo alimento. La obesidad se produce por un exceso en la ingesta de nutrientes y/o calorías y/o actividad física insuficiente.

Todos esos factores, a los que hay que añadir los genéticos individuales, participan en el desarrollo de sobrepeso y obesidad.

Los autores de la “dieta” paleo también argumentan que la obesidad ha aumentado paralelamente al consumo de trigo, pero no evidencia que el trigo sea el causante y no hay ninguna publicación que relacione ambos.
Tampoco es cierto que el trigo produzca obesidad, pues ésta también ha aumentado en países asiáticos donde su consumo es muy reducido.

Estudios genéticos del trigo han demostrado que la gliadina se encuentra en todas las lineas y en todas las especies salvajes. De hecho las semillas más antiguas han mostrado contener más gliadina que el actual.

Aunque la modificación genética es posible, el genéticamente modificado no se ha comercializado ni se cultiva en ningún país del mundo.

Quienes deben evitar el trigo

Sólo las personas con enfermedad celíaca o celíacos.

Las personas con enfermedad celíaca médicamente diagnosticada deben eliminar por completo el trigo y los derivados de su dieta y de forma permanente.
Además deberán considerar no consumir alimentos que han podido estar en contacto con el trigo.

Sólo los individuos con predisposición genética a la enfermedad celíaca, alergia u otras formas de susceptibilidad al gluten y/o a las proteínas del trigo se beneficiarán de excluilo de su dieta.

Lógicamente, evitar la gliadina o el trigo sin ser celíaco, no tiene ningún efecto positivo sobre la salud.

¿Quieres saber sobre la espelta? Visita la entrada sobre Espelta: valor nutricional.

 

ADN

Nutrigenética y Nutrigenómica

Genética, Nutrigenética y Nutrigenómica

La aplicación de la genética a enfermedades es una ciencia emergente que está de moda pero que aun no está preparada para la práctica.

Al contrario que en los casos en los que un sólo gen produce una mutación que resulta en una característica, la mayoría de enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, etc- son multifactoriales, es decir que están producidas por varios factoresLas mutaciones genéticas solo pueden predecir en parte el riesgo de enfermedad.

Los genes

El cuerpo humano contiene células con 23 pares de cromosomas. Cada cromosoma contiene de 20 a 25 mil genes.

Los genes contienen toda la información biológica necesaria para construir y mantener el organismo vivo. Son responsables de la formación de proteínas y la función metabólica.

Los genes pueden activarse o desactivarse en respuesta a diferentes y múltiples señales que el núcleo de la célula recibe de factores internos (como enzimas, proteínas, hormonas, etc)  y factores externos como la dieta, la contaminación atmosférica, el uso de sustancias tóxicas, etc.

Los genes están compuestos por 2 tipos de “bases” las cuales a su vez poseen dos tipos de nucleótidos.
Al igual que el alfabeto binario (de 1 y 0) es el usado por ordenadores, el ADN se codifica con 4 nucleótidos: adenosina, timina, guanina y citosina.

El genoma es la secuencia genética completa de un organismo.

Las variaciones del genoma entre humanos son menores de 1%.
Pero con un pez cebra compartimos el 85% de los genes.

Genética nutricional

La genética nutricional pretende conocer cómo los nutrientes interaccionan con los genes y hacen que éstos se activen para producir un fenotipo determinado, incluyendo el riesgo de padecer enfermedades como la obesidad; es decir, pretende conocer qué genes pueden activarse o desactivarse para eliminar o reducir el riesgo de padecer obesidad.

El objetivo es que en el futuro se comprenda cómo la dieta afecta a los genes, y a clasificar a las personas en subtipos genéticos que permitan aplicar un tratamiento dietético acorde a su genoma.

Esto a fecha de hoy es ciencia ficción.

La genética nutricional incluye la nutrigenómicanutrigenética y la epigenética nutricional.

Nutrigenética

El ejemplo más claro de nutrigenética es la fenilcetonuria, una enfermedad causada por el déficit de una enzima, la fenilalanina hidroxilasa. Esta enfermedad está producida por una mutación en el gen que codifica la enzima, por lo que al no poder producirla, no puede obtener su efecto que es el de metabolizar fenilalanina. El tratamiento primario es la eliminación de fenilalanina de la dieta.

Nutrigenómica

La restricción calórica y modificación de hábitos alimentarios en obesos están proporcionando información sobre cómo ciertos genes se activan. Por ejemplo, estudios sugieren que los genes responsables del metabolismo de insulina se ralentizan. También se está estudiando la expresión de ciertos genes que pueden activar el cáncer.

Epigenética nutricional

La  epigenética regula los procesos de cómo y cuándo deben activarse o desactivarse los genes. La dieta puede producir cambios epigenéticos que resulten en la activación o desactivación de ciertos genes, y en última instancia afectar al metabolismo.

Nutrientes como el ácido fólico, la colina, vitamina B12, y B6 producen activación de ciertos genes.

Aplicación dietética práctica

Existen más de 2 mil test genéticos en el mercado, aunque la mayoría de ellos miden un sólo gen, y por tanto una sola enfermedad.

Algunos tests genéticos están validados y se utilizan en la práctica médica para determinar mutaciones ne determinados genes, por ejemplo la fenilcetonuria.

Pero la inmensa mayoría de test genéticos disponibles fuera del ámbito hospitalario no están validados clínicamente, regulados adecuadamente y su uso no implica que aporte información precisa ni útil.

Enfermedades complejas como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, obesidad, etc, están causadas por factores genéticos y ambientales. Por otro lado, las interacciones entre genes y medio ambiente son bastante desconocidas. Recientemente se han descubierto 7 nuevos genes relacionados con la diabetes, si bien ello no ha servido para tratar la enfermedad.

Falta mucho todavía para que podamos usar la información que muestran los genes y traducirla para usarla en la práctica dietética y obtener dietas más personalizadas.

La obesidad es una enfermedad causada principalmente por un superhábit energético, a su vez por un exceso en la ingesta y/o ejercicio o actividad insuficiente. Incluso un exhaustivo conocimiento de las funciones genéticas, ¿impediría que alguien con hábitos poco saludables los cambie por saludables?

Quizá en 100 años, podamos disponer del conocimiento íntegro del genoma humano y las interacciones de gran parte de genes. En todo caso ello complementaría el tratamiento dietético y la educación nutricional personalizada.

Más info en inglés: Frequently Asked Questions About Genetic Testing, National Human Genome Research Institute

tomtato

Tomtato: El tomate patata

En Inglaterra le llaman TomTato y es un híbrido de planta que produce tomates y patatas.

Ha sido desarrollada durante 15 años por la empresa Thompson and Morgan que asegura que no ha sido modificada genéticamente.

La planta ya se habían obtenido anteriormente, aunque no se obtenía un sabor adecuado de los frutos.
Es la primera vez que se produce a escala comercial.

La planta del TomTato resultante produce patatas en la tierra pero el follaje es de tomate.

Los tomates producidos son cherry y según la empresa más dulces que los que se encuentran en el mercado.
Sus raíces albergan unos 2 kilos de patata blanca, una patata muy versátil apta para fritura y cocinado.

tomtato

Planta de TomTato:  Tomate patata

Según la empresa la planta dura una temporada, y cuando se recogen los tomates al final de temporada pueden recogerse las patatas.

La planta se ha analizado para determinar su contenido en alfasolanina, un veneno que puede formarse en la planta y la cosecha de solanáceas, y ha sido certificada como segura.

En Nueva Zelanda también han lanzado un producto similar al que denominan Potato Tom (de Potato Tomato).

Cómo se ha obtenido el tomate patata

El TomTato se ha creado por injerto, haciendo coincidir el tallo de una planta de tomate con el de una planta de patata.

Existen varias técnicas de injerto aunque todas requieren mucha experiencia y cuidados.
Se produce un corte limpio en cada extremo de las plantas a injertar y se unen entre sí hasta que sanen.

injerto

El propósito del injerto es aprovechar una planta bien enraizada que ofrezca vigor con otra que produzca frutos o flores preciadas.

Normalmente el injerto sólo es posible con plantas del mismo género, como el tomate Solanum lycopersicum y la patata Solanum tuberosum, ambas plantas solanáceas.

Los injertos de perales, manzanos, olivos, naranjos, limoneros… son muy comunes.
De un árbol dañado se puede extraer ramas que pueden injertarse en un árbol bien establecido, de forma que pueda mantenerse la existencia de una variedad de fruta que de otra forma se perdería.

Los injertos también se utilizan con fines decorativos, para formar plantas con dos tipos de flores diferentes, por ejemplo en rosales.

Futuro del tomate patata

Quizá esta planta se abra paso en el mercado como una opción paraa maximizar un área de cultivo.
Siempre que no se trate de un organismo modificado genéticamente, en cuyo caso el público seguramente no lo vería con buenos ojos

También puede ser una forma práctica de poder autocultivar en casa dos alimentos a la vez en menos espacio.

El tiempo -y sobre todo los consumidores- harán del tomate patata parte de su dieta… O no.

 

ADN

Gen de la obesidad infantil

Encuentran un gen ligado a mayor obesidad infantil

La obesidad infantil continúa en aumento. En España aproximadamente el 40% de los niños padecen un exceso de peso, incluyendo tanto sobrepeso como obesidad.

A un grupo de investigadores se les ha ocurrido investigar la posible relación de la obesidad infantil con la herencia genética.

El estudio recientemente publicado se realizó con más de 2 mil niños con obesidad severa, lo que supone una gran cantidad de muestra de estudio.

Así, han encontrado un gen que cuando está presente, produce un mayor apetito y un metabolismo más lento que en aquellos que no poseen ese gen.

El gen de la obesidad infantil

¿El culpable? el gen KSR2, un gen en el cromosoma 12.

Gen KSR2

El hallazgo explica en parte el creciente aumento de obesidad infantil y la ausencia de respuesta a tratamientos habituales con dieta y actividad física.

El gen KSR2 ya se había estudiado en ratones, en que su inactivación conduce a obesidad, lo que demuestra la importancia de este gen en el metabolismo y el balance energético.

Este descubrimiento se suma a una creciente evidencia que sugiere que los genes juegan un papel fundamental en el peso corporal y que debe considerarse la herencia genética para explicar la ausencia de pérdida de peso ante un plan de adelgazamiento controlado y adecuado.

También podrá servir para investigar nuevas estrategias de tratamiento.