Os vamos a contar todo lo importante sobre la microbiota intestinal –antes conocida como flora intestinal-.  

En la última década y con la reciente epidemia de obesidad, científicos de todo el mundo han empezado a concentrarse en estudiar y establecer su posible relación con la microbiota intestinal.
Actualmente todavía estamos empezando a conocer el papel que juega y cual es su impacto en la salud y el bienestar general. Pero ya sabemos que posee una enorme influencia en la salud general del individuo.

Unido al descubrimiento del genoma, la salud en general ha sufrido un avance tecnológico importante en las últimas 2 décadas.

Qué es la microbiota y por qué es importante

La microbiota intestinal o microbioma intestinal -antes llamada flora intestinal-, es un complejo sistema en equilibrio formado por microbios, bacterias y virus que han colonizado el tracto gastrointestinal.

Solo un tercio de nuestra microbiota intestinal es común a la mayoría de la gente, mientras que los otros dos tercios son específicos de cada persona.

Una microbiota intestinal saludable y equilibrada es fundamental para asegurar una función digestiva adecuada.

Los microorganismos “habitan” en simbiosis en nuestro intestino. Nosotros les proporcionamos calor, casa, alimento y protección. Como huésped la verdad que somos un chollo.
No me cabe duda que si la evolución ha dejado que se queden en nuestro intestino, es por algo. Y es que estos microorganismos son capaces de proporcionar ayuda que podría llegar al sistema neurológico.

Datos flipantes sobre nuestra microbiota

Está compuesta por unos 100 billones de microorganismos que incluyen al menos 1.000 especies diferentes de bacterias.
Los genes de la microbiota son 150 veces más que los genes del propio individuo, pero pesando menos de 2 kg.

Funciones de la microbiota

Las bacterias intestinales tienen muchas funciones aún por descubrir. Pero otras son conocidas desde hace tiempo. Estas son las funciones conocidas:

  • Ayudan a terminar la digestión o absorción de ciertos alimentos que el estómago y el intestino delgado no son capaces de digerir o que digieren de forma incompleta.
  • Contribuye a la producción de algunas vitaminas del tipo B, vitamina K y ácidos grasos.
  • Ayudan a combatir las agresiones de otros microorganismos. La ocupación por una microbiota con bacterias saludables protege de una invasión de microbios patógenos. Desempeña un papel importante en el sistema inmune, actuando como efecto barrera.

El ser humano no puede digerir parte de la fibra. Sin embargo la microbiota si puede y de hecho forma parte de su “alimento” y estimula su crecimiento.
Como resultado del metabolismo se liberan ácidos grasos de cadena corta y otras sustancias con acción antiinflamatoria.

¿Sabías que una dieta rica en verduras y frutas sirve para prevenir el crecimiento de bacterias relacionadas con enfermedad cardiovascular?

Estudios han encontrado que las manzanasalcachofaspistachos y almendras, ayudan a aumentar ciertas bifidobacterias que ayudan a prevenir la inflamación intestinal.

Cómo afecta la microbiota intestinal al peso

La microbiota intestinal y su relación con el peso es un campo de estudio relativamente nuevo.
Los investigadores encontraron que trasplantar bacterias del intestino de ratones obesos en ratones delgados les causaba obesidad. Aunque no puede extrapolarse a humanos es un estudio bastante interesante.  

Más recientemente, se ha descubierto la existencia de grandes diferencias en la microbiota intestinal de delgados y obesos, así como en gemelos. Los obesos tenían diferente microbiota que su gemelo no obeso. La razón todavía se desconoce.

En otro estudio se sugiere que la microbiota puede ayudar a controlar cuándo y cuánto comemos. Encontraron que la microbiota producía hormonas implicadas en la regulación del apetito y descubrieron que esto ocurría a los 20 minutos de haber recibido nutrientes y que cuando se dan a ratones, estos comen menos. En otro estudio, se observó que una bacteria, Dialister, obstaculizaba en cierta forma la pérdida de peso, al observarse en aquellos pacientes que seguían la misma dieta pero tenían una microbiota intestinal con más Dialister. En qué medida afecta al peso sigue siendo un misterio, pero sí se sabe a ciencia cierta que la microbiota afecta al metabolismo.

Se desconoce el patrón de la microbiota intestinal del paciente con sobrepeso u obeso frente al delgado, lo que sí están de acuerdo la mayoría de estudios es en la importancia de la variedad de la microbiota. Cuanto más variedad, mejor.

Placas de cultivo con diferentes microorganismos

Que daña la microbiota intestinal

La microbiota puede verse afectada por muchas causas. Al fin y al cabo viven en nuestro cuerpo y es “su casa”. Si comemos mal los microorganismos intestinales son los primeros en saberlo porque viven en el intestino. Y son los primeros afectados. Lo positivo es que al comer bien también son los primeros en saberlo.

Las principales causas de daño son:

  • falta de nutrientes, principalmente falta de fibra.
  • uso abusivo de antibióticos, que elimina parte de la microbiota.
  • estrés.
  • alimentos como el azúcar, edulcorantes artificiales, etc.

Síntomas de daño en la microbiota

Los síntomas de que hemos dañado el equilibrio de los microorganismo intestinales, pueden ser múltiples. Aunque la microbiota se dañe al momento, normalmente suelen tardar varios meses en presentarse síntomas o diferencias. A veces se da cuenta que meses atrás las heces eran diferentes.

Otras veces son síntomas que pueden no significar nada, por lo que es normal que nadie les preste atención. Y en algunos casos se debe a enfermedades que se tratan pero sin cuidar la recuperación de los microorganismos.

Estos son algunos de ellos:

  • Hinchazón estomacal y abdominal
  • Períodos de estreñimiento y diarrea alternos
  • Heces malolientes
  • Cólicos o dolor abdominal

No quiere decir que padecer estos síntomas sea por daño de la microbiota. Pero sí que es muy posible que esté dañada.

Consejos para recuperar y mantener la microbiota intestinal

Ahora ya sabemos que debemos cuidar la microbiota para tener una buena salud. ¿Cómo lo hacemos?
Pues con estos consejos para recuperar y mantener la microbiota intestinal.

  • Consume una dieta rica en fibra, procedente de frutas, verduras, cereales enteros o integrales y legumbres.
  • Elimina el consumo de edulcorantes artificiales de todo tipo. Se encuentran en casi la totalidad de bebidas, lácteos, alimentos azucarados y sin azúcar y suplementos dietéticos.
  • Reduce el consumo de grasas saturadas y azúcares. Ambos alteran seriamente los microorganismos.
  • Evita el consumo de alcohol -especialmente las diferentes del vino y cerveza-. Consume un máximo de 3 copas de vino -de 125 ml- o 3 cervezas semanales -de 200ml-.
  • Bebe agua en cantidad suficiente.
  • Elimina de tu dieta las bebidas con gas.
  • No uses laxantes de ningún tipo.

Probióticos para cuidar la microbiota

También existen probióticos que pueden ayudar a recuperar la salud de nuestra microbiota intestinal.
Entre los montones de opciones disponibles a la venta, quiero destacar estos dos: El de Probiolac es posiblemente el más completo y potente.  Contiene 30 especies diferentes de lactobacterias y bifidobacterias en una cantidad de 120.000 millones de UFC. Es decir, 12 veces más de lo que contiene un Actimel.

Este otro además contiene inulina, que actúa como prebiótico (ya sabes, “alimento especial para la microbiota”). Es orgánico y apto para veganos. Y además contiene zinc, lo que es muy útil porque el 83% de la población española tiene una ingesta deficiente:

Y tú, ¿cómo cuidas tu microbiota? Comparte tus comentarios.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo con tus familiares y amigos 🙂
Si quieres deja un comentario y cuenta tu opinión o experiencias.
Sigue el Facebook @eresloquecomes y suscríbete para estar al tanto de las novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *