Polución

Bebés de bajo peso y contaminación

Efecto de la contaminación en el peso de recién nacidos

Las mujeres embarazadas expuestas a contaminación, incluso a bajos niveles podrían tener un elevado riesgo de tener bebés con bajo peso.

Estas son las conclusiones de un estudio realizado con más de 74 mil mujeres de 12 países europeos durante 15 años.
El estudio analiza los datos de 11 estudios previos desde 1994 a 2011. Para medir la polución y contaminación ambiental establecieron sus propias redes de medición en las áreas de población donde se encontraban las mujeres embarazadas participantes en el estudio.

El estudio establece que si la contaminación se mantuviera a los límites máximos establecidos por la OMS, disminuiría un 22% el nacimiento de bebés con bajo peso.

Este mismo efecto de reducción de la probabilidad de nacimiento de bebé con bajo peso se observa en aquellas embarazadas que abandonan el tabaco durante el embarazo.

Los recién nacidos de peso menor de 2,5 kg poseen un mayor riesgo de padecer problemas respiratorios en la etapa adulta, así como otras enfermedades.

Recién nacido

Recién nacido con evidente bajo peso

Observaron que incrementos de polución de 5 microgramos por metro cúbico producían un aumento del 18% en la posibilidad de dar a luz un bebé con bajo peso.

También se observó la circunferencia de la cabeza, ya que está relacionada directamente con el desarrollo cerebral.
Las mujeres expuestas a contaminación dieron a luz bebés con una circunferencia de cabeza inferior a la media.

Normativa sobre contaminación y polución

  • La norma en la Unión Europea es no superar los 25 microgramos (mcg) de partículas por metro cúbico (m3) de aire medidos como media anual.
  • La OMS-WHO establece un máximo de 10 mcg / m3
  • La Agencia de Protección Medioambiental (EPA) estadounidense establece la cantidad máxima en 12 mcg/m3 y un máximo de 35 mcg/ m3 en un período de 24h.

Es decir, la Unión Europea ha establecido un nivel de contaminación admisible más de 2 veces superior a lo recomendado por la OMS.

Si las mujeres participantes en el estudio hubieran estado expuestas a sólo los máximos establecidos por la OMS, se habría evitado el nacimiento de 145 bebés nacidos con bajo peso de los algo más del total de 50 mil bebés nacidos.

De momento se plantea la utilización de dispositivos que permitan a las embarazadas conocer la cantidad de contaminación a la que están expuestas o de qué tipo.